» » Como economizar los gastos diarios del hogar

Como economizar los gastos diarios del hogar

admin 6 Sep, 2017 Consejos Financieros No Comments

Existen casos de hogares en los que el presupuesto familiar luce ajustado, o a veces no alcanza para satisfacer todas nuestras necesidades ni para cubrir todos los gastos necesarios para el bienestar familiar. Reajustar el presupuesto para que sostenga a la familia no es una tarea imposible, pero sí muy ardua, y requiere tomarse una mañana o una tarde para poder hacerlo bien y con calma.

Siguiendo sencillas pautas en las cuales debemos involucrar a todos los integrantes de nuestro grupo familiar, lograremos tener un mayor control de los ingresos y egresos, y por tanto tener la posibilidad de cubrir otros gastos adicionales, o ahorrar para previsiones futuras. Si los hijos ya están en edad adolescente, es menester que ellos también tomen parte en el proceso de planificación del presupuesto, de modo que comiencen a adquirir la práctica necesaria para poder manejar sus propias finanzas cuando crezcan.

Cómo optimizar la economía familiar

  • Una de las primeras acciones que debemos ejecutar es la elaboración del presupuesto familiar. Es importante conocer cuál es el nivel de nuestros ingresos y la cantidad de dinero que destinamos a los gastos del hogar al mes. Incluso, en él podríamos asentar los gastos recurrentes, es decir los que se mantienen constantes cada mes (renta del teléfono, servicio de internet, luz, etc.). Los hijos pueden contribuir haciendo una versión pequeña del presupuesto que incluya sus propios gastos (mesada, gastos de telefonía móvil, salidas con los amigos, etc.)
  • De igual manera, es fundamental conocer el estado de nuestras deudas, considerando todos los detalles actuales. De ahí se deben jerarquizar esos compromisos en orden de cantidad, destinándole prioridad en pagos de amortizaciones a las de mayor monto, así como a aquellas deudas que deban ser canceladas con más prontitud.
  • Evaluar los gastos del hogar para determinar de cuáles de ellos se puede prescindir o bien, ajustar dichos gastos para poder obtener ahorros que redunden en beneficio para nuestro presupuesto. Esto incluye las salidas a cenar en familia, salidas al cine, compras de útiles que no estén incluidas en las compras escolares anuales, gastos médicos recurrentes, vacaciones familiares, salidas a comprar ropa, etc.

El proceso de ahorrar.

  • Se debe examinar periódicamente si estamos logrando el objetivo de ahorrar, y en qué estamos destinando esos recursos que estamos ahorrando. De esta manera, podríamos replantearnos la manera en la que estamos organizando el presupuesto. Por ejemplo, si descubrimos que podemos ahorrar constantemente para cubrir emergencias, pero destinamos ese dinero para la adquisición de objetos innecesarios o superfluos, entonces no estamos logrando el objetivo final del ahorro (salvo que ocasionalmente ahorremos específicamente para obtener dichos objetos). Es necesario entonces replantear el esquema de ahorro de la familia. Ahondaremos sobre esto en el próximo punto.
  • Valorar en qué destinaremos el dinero acumulado por concepto de ahorro, si para crear un fondo para previsiones futuras o para satisfacer una necesidad inmediata. Ahí supondría que valoráramos si podríamos solicitar un crédito para satisfacer dicha necesidad, y si podremos cumplir con las obligaciones derivadas de dicho préstamo.

La aplicación de estas pautas debe realizarse como un ejercicio de consciencia, respetando nuestras posibilidades y valorando nuestras necesidades reales.

admin

Leave a Comment

  • Name
    E-mail:
    URL: (Optional)
Publicidad / Advertisement